PRÁCTICAS GRUPALES Y AVATARES INSTITUCIONALES

El presente es un fragmento extraido de la Ficha de Cátedra de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, PSICOTERAPIA II; correspondiente a la clase pública de Lic. Raquel Bozzolo en Cátedra de Teoría y Técnica de Grupos I -UBA.


“Hacer genealogía de un tema o un concepto es algo que ustedes ya han transitado con la noción de grupo. En la actual coyuntura histórica, cobra importancia este ejercicio. Frente al agotamiento de significaciones y el desfondamiento de las instituciones que nos organizaban, cuando comprobamos día a día cómo se muestran agotadas las operaciones que creímos universalmente eficaces, experimentamos el apremio de revisar herramientas y dispositivos utilizados.

Cuando nos referimos a las condiciones actuales señalando el desfondamiento institucional y la caída de sentidos unificados, suele suponerse que se está postulando la imposibilidad del accionar profesional, en este caso,  del psicólogo en grupos. Me interesa puntuar que declarar la  posibilidad  de intervenir hoy requiere de un pensamiento de las actuales condiciones para poder operar en lo que hay, en lo que se presenta y no en lo que queda como resto de la operación de lo que se postula como único organizador del mundo globalizado: el mercado. Intentar repetir modelos de trabajo profesional desconociendo la alteración de las condiciones lleva a la impotencia en las prácticas y a un refugio en las teorizaciones dogmatizadas, es decir confina una huida de las prácticas de transformación.

Vamos a revisar prácticas grupales y avatares institucionales que se presentaron en lo que denomino diferentes coyunturas. Realizar esta genealogía permite detectar las inercias tanto en las subjetividades, como en las herramientas conceptuales, que pueden obstaculizar el operar en las condiciones actuales. Es importante también dejar asentado que hoy podemos revisar aquellas prácticas porque muchas de las convicciones acerca de estas prácticas se han caído, y por eso mismo nos resultan elucidables hoy.

Acerca del uso de los términos en juego: Al elegir esta perspectiva, estamos tomando una de las acepciones del término institución: en el sentido descriptivo, como las organizaciones o los agrupamientos más o menos formalizados donde se encarnan unas ciertas prácticas.  Son esas mismas prácticas las que constituyen la institución al estandarizarse, organizarse, ordenarse y orientarse. Esa es la perspectiva que seguramente podrán profundizar en la cátedra de psicología institucional, en la acepción del pensamiento contemporáneo de lo institucional, en el pensamiento de René Lourau fundador de la corriente del análisis institucional. En esta corriente se denomina institución al conjunto de prácticas orientadas por ciertos valores y pautados por ciertas reglas implícitas o explícitas.

Avatar y alteración radical: Al hablar de los “avatares” de una institución podemos estar hablando tanto en el sentido más débil como ciertos sucesos, eventos,  dentro de una forma más o menos estable de existir. Pero también podemos aludir a un sentido fuerte, en el sentido del acontecimiento, es decir de la alteración radical que sufren ciertas prácticas. Nos interesa que ambas formas de los avatares estén  incluidas en este recorrido del tema.

Al modo de un ejemplo, entiendo como alteración radical la cada vez más evidente operada en el seno de una institución como la educación, tal como se desarrolla en el libro “Chicos en banda”. Se describe allí cómo la subjetividad de docentes y de alumnos, las formas de la transferencia al docente por parte de los padres, etc., se presentan muy otra de las esperadas, eso hace a la alteración de la escuela, que como institución pierde sentido, se agota y deja de ser efectiva en la conformación subjetiva. Al tomar la infancia como institución, la misma autora Cristina Corea junto a Ignacio Lewkowicz, llegan a formular la pregunta que titula su libro: “¿Se acabó la infancia?”. Se describen las producciones discursivas y jurídicas acerca de los niños, además de las prácticas concretas de los que deberíamos poder nombrar de otra manera, es decir de las crías humanas de corta edad, donde es difícil reconocer la descripción realizada por los enunciados de fundación de la infancia.

Como iremos viendo, tanto las significaciones que orientan las instituciones como las prácticas institucionales y los agrupamientos que las encarnan, podrán presentar desajustes, anomalías, crisis, transformaciones e incluso alteraciones radicales. Teniendo en cuenta que estas alteraciones se presentan en grados diferentes es que hemos pensado en diferenciar diversas coyunturas, para considerar en ellos diferencias en distintos ítems, que nos permiten abordar las prácticas grupales específicas.  Veremos más tarde como las alteraciones se presentan en las formas subjetivas, en las prácticas cotidianas y en los lazos (o los no-lazos) sociales, produciéndose así otros avatares, y otras demandas que las anteriores. He esbozado una cierta clasificación para ordenar las diversas modalidades de las prácticas grupales, a los fines explicativos basada en esas diferencias fuertes.

Alteración institucional y producción subjetiva: Ahora bien si las instituciones se alteran es por que ciertas condiciones de  producción subjetiva se han alterado, produciendo otras significaciones sociales que orientan las prácticas, o en ocasiones simplemente  desapuntalando las prácticas al entrar en crisis la significación que las sostenía. Las diferencias practicas grupales que iremos analizando han sido las correspondientes a lo pensable, a los problemas formulables, en cada una de esas coyunturas. El cómo se producen esas alteraciones es motivo de otra clase, pero dejemos consignado que nada de lo socio histórico es para siempre, ya que los efectos de lo que se ha instituido se  despliegan hasta agotarse transformando el lecho de producción de instituciones,  significaciones y subjetividades.

Qué prácticas?  Estamos refiriéndonos a prácticas grupales que se insertan en diferentes estrategias de intervención profesional y se realizan desde diferentes dispositivos tecnológicos de intervención. Es importante señalar, que las formas grupales espontáneas también seguramente se verán conmocionadas, si se ha trastornado la forma subjetiva de habitar la institución. Las prácticas espontáneas, serán sobre todo trabajadas en los bordes de la última coyuntura, al abordar las prácticas realizadas sobre los efectos del terrorismo de estado y las propias del período post 2001, por las asambleas vecinales.


Leer clase completa en el siguiente link: 0e70f9Prácticas Grupales (2)


La Lic. Raquel Bozzolo estará presentando sus ideas acerca de “Lo grupal y lo institucional como dimensión de la clínica: Dispositivos de intervención agenciamientos colectivos”  los días 22 y 23 de Septiembre de 2017 en el marco de las Jornadas…

Para saber más sobre el evento hacé click:

 

Jornadas 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Leave a Reply