Hay modos y modos -de presentar una tesis

Belén Abuzaid se recibió hace unos días de Licenciada en Psicología por la Universidad Católica de Córdoba. Su Trabajo Final Integrador lo hizo en base a su experiencia en el servicio de atención psicológica de la sala de internación y Unidad de Terapia Intensiva del Servicio del Instituto de Quemados del Hospital Córdoba de la Ciudad de Córdoba. Su tesis se titula “Las intervenciones del psicólogo clínico en el abordaje de pacientes internados por lesiones accidentales de quemadura, para lograr su rehabilitación psicosocial”. Fue dirigida por Marcela Arstein y está disponible en el archivo de la Biblioteca Trejo de la UCC. A diferencia de la mayoría de nosotros que optamos por una presentación oral del trabajo, Belén decidió incorporar el recurso de la dramatización para acercar algo de su experiencia a la presentación. Sobre esto le hicimos algunas preguntas:

 

Fran- ¿Contanos un poco cómo nace la idea de presentar tu tesis de licenciatura con una dramatización?

Belén-  Antes que nada, muchas gracias por interesarse y los felicito por llevar adelante este medio de difusión “psi” en Córdoba. La idea me surgió a fines del año pasado, mientras terminaba mis prácticas profesionales supervisadas por el Instituto del Quemado.

Una tarde, venía en el bondi después de visitar a algunos pacientes del Instituto y de un momento a otro, tal como surge una canción para tararear, pensé: ¿cómo hago para que otros profesionales de salud mental y personas que puedan llegar a vivenciar un accidente y deban atravesar una situación de internación por lesión de quemadura; puedan ver, sentir lo que implica, tanto intervenir psicológicamente (rol del psicólogo clínico), como estar sufriendo el dolor más intenso que una persona puede experimentar (rol de paciente), en este tipo de situaciones críticas (en las que, en muchos casos, está en riesgo la vida)? Semejantes interrogante rondaban por mi cabeza en ese tiempo.

De pronto  se me ocurrió: ¿y si hago una dramatización? Como verán, otra pregunta, pero por suerte, se iba gestando una nueva forma de las tantas posibles de expresar mi intención de transmitir lo que estaba aprendiendo… Esta fue la mía, sin dudas hay muchas más.

También pensé: sería una buena forma de dar a conocer lo que he venido aprendiendo con cada paciente a lo largo de las prácticas, con compañeros y profes durante el cursado de la carrera, de mis clases y viajes con el grupo de teatro de la UCC, de formaciones en psicodrama… ¿por qué no hacerlo? Después de todo, todo eso y tanto más fue construyendo y co-construyendo mi modo de pensar clínicamente. Qué mejor que poder ponerlo en escena durante la presentación.

 

Fran- Precisamente, ¿en qué consistió tu presentación?

Belén-  La presentación consistió en un prezi en el que mi principal objetivo fue poder transmitir lo que fui indagando y aprendiendo a través de una sistematización de experiencia sobre el eje de trabajo que llamó mi atención: las intervenciones clínicas en estos casos y puntualmente en cómo intervenir en cada fase de tratamiento (sea en sala de internación o en UTI), qué características tienen tales intervenciones, cómo intervenir frente a un nuevo esquema e imagen corporal de los pacientes, ante el dolor y/o sufrimiento y ante los sentidos que pueden ir encontrando para afrontarlo.

Una vez que hablé sobre estos temas e introduje mi eje y objetivos específicos, les di pie a dos grandes amigos Lucía Laro y Esteban Marrero que le dieron vida a Marisa Saino (psicóloga del Instituto del Quemado) y a Cristian, (uno de los primeros pacientes a los que a posteriori hice seguimiento). Mi idea fue elegir 3 casos clínicos (uno por cada fase de hospitalización: aguda, intermedia y de recuperación) y contar cómo se intervino clínicamente. Particularmente, elegí poner en escena las intervenciones realizadas durante la fase aguda de tratamiento ya que las mismas presentan características particulares ligadas a los primeros auxilios psicológicos y al Principio de Oportunidad de Intervención en Crisis (Slaikeu) y son fundamentales para que a lo largo del tratamiento puedan prevenirse posibles complicaciones. En el caso de Cristian, muchas de ellas tuvieron que ver con la disminución de ansiedad y del dolor que le provocaron las operaciones quirúrgicas que precisó recibir en pos de rehabilitar el 88% de superficie de piel quemada por quemadura eléctrica durante un accidente laboral. Estaba con riesgo de amputación de una de sus piernas y muy vendado y por ende con pocas posibilidades de movilidad a posteriori de recibir autoinjertos. Pusimos en escena la visita psicológica que le realizamos durante esa fase y luego presenté oralmente las intervenciones realizadas a Jacinta y a Manuel (fase intermedia) y finalmente a Manuel (durante la fase de recuperación)

 

Fran- ¿Cómo lo recibieron los evaluadores y el público que asistió a ver la presentación?

Belén- Por suerte muy bien. Creo que algunos del público no se lo esperaron… otros ya sabían que iba a haber una dramatización. Recuerdo que cuando les dije se sorprendieron, se alegraron y me dijeron que era una idea original. Después de verla, les gustó mucho. En sí estaban todos muy impactados por la temática y me agradecieron porque pudieron entenderme y les resultó interesante. Mi tutora y miembro del tribunal, Soledad Graglia, a la cual le agradezco la inmensa compañía y el haberme brindado la posibilidad de incluir la dramatización en la presentación, me preguntó: “¿y vos por qué no actuaste?, te quería ver actuar a vos” (entre risas). Las profes que fueron miembros del tribunal, no me hicieron comentarios específicos de la dramatización en sí, pero me felicitaron por la presentación, lo cual agradezco.

 

Fran- A vos, ¿qué consideras que te permitió transmitir mejor? ¿qué balance hacés a posteriori?

Belén- Para mi la dramatización fue una herramienta muy sencilla y útil para transmitir cuestiones atinentes a la intervención clínica; que quizás al contarlas se hubiesen perdido (el contacto psicológico, por ejemplo). Juntarnos con mis amig@s a ensayar la dramatización, ir encontrando “los personajes” que en éste caso fueron reales y no ficticios, buscar la utilería (vendas, cama improvisada con sillas y una manta, medicamentos, chaquetilla blanca, dibujos de la hija de Cristian que decoraban la pieza) también fue muy lindo y fue acompañando la responsabilidad de saber que también hicimos “promoción de salud mental”. Creo que fue una forma diferente de transmitir mi experiencia, una de tantas otras que podrían haber surgido… Considero que le dio ese “alguito más”, ese “plus” que llega al alma.

Fran- Muchas gracias,  y desde CordobaPsi te felicitaciones por ayudarnos a explorar modos más creativos de transmitir aprendizajes y también de explorar experiencias.

Leave a Reply