Foucault y las luchas contra la sujeción subjetiva

Categories: Psicología Social

¿Quién se animaría a poner en duda hoy en día que Michel Foucault es uno de los intelectuales más influyentes de nuestra época? Visitado asiduamente en los años `90, re-visitado en la actualidad. Entre sus aportes más destacados para el campo psi podemos mencionar la perspectiva de los procesos de subjetivación, la cual se inscribió en las discusiones disciplinares referidas a cómo pensar la relación entre lxs sujetxs y lo social. Implicó una alternativa a las perspectivas dicotómicas en tanto se apoya en la idea de banda de moebius, tensionando constantemente el adentro y el afuera. A su vez, permite pensar la producción de sujetos siempre en términos de procesos históricos, contextualizados, inscriptos en ciertos regímenes de saber-poder que son a los que se deben; por último, podemos decir que brinda herramientas para analizar ese contexto.

Aunque más conocido por sus trabajos referidos al poder, su obra es vasta, y se la suele dividir en tres: saber-poder-ética. La primera analiza la episteme moderna, la forma en que el saber delimita campos de visibilidad, de pensamientos, de posibilidades. La segunda aborda la cuestión del poder de manera directa: ¿cómo pensamos el poder? -en el primer volumen de su Historia de la Sexualidad analiza la concepción que algunos psicoanálisis tienen sobre el poder, en clave de represión (imperdible) y contrapone al poder como fuerza productora. De esta época es tal vez uno de los conceptos más conocidos o utilizados en nuestro campo: dispositivo. Hasta aquí, la época parece delimitarlo todo: lo posible y lo imposible. De acuerdo a Deleuze, el tercer momento abre una línea de análisis cuando parecía que los dispositivos se cerraban sobre sí mismos y no dejaban márgenes de libertad: las líneas de subjetivación, las construcciones de sí que escapan a los gobiernos, los modos de auto-determinación.

Esta tercera etapa es, posiblemente, la menos trabajada. A su manera tan particular, aborda el tópico de las luchas sociales, de las revoluciones ¿Cómo pensar desde esta perspectiva la problemática del cambio social?

Lo primero que habría que decir es que no está pensando en clave de Revolución con mayúscula. Dice al respecto: “Quizás estamos por vivir el fin de un período histórico que, desde 1789-1793, ha estado dominado, al menos para Occidente, por el monopolio de la revolución, con todos los efectos adjuntos de despotismo que ello podía implicar, sin que, por ello, esta desaparición de la revolución signifique una revalorización del reformismo.” Hoy, la lucha, es por una nueva forma de individuación.

Entonces, describe tres tipos de luchas sociales que se han apoderado de occidente a lo largo de la historia: la primera, en contra de la dominación étnica, social o religiosa -las cuales predominaron en la época feudal-; la segunda, una lucha contra las formas de separación entre las personas y su producción -predominantes en el siglo XIX1-; y la tercera; una forma de lucha que es contra las formas de sujeción de sí mismo, que son formas de sujeción que en definitiva aseguran la sujeción a otros -propias de nuestra época.

Tres formas de dominación y de resistencia que, a pesar de que existan estos predominios por épocas, coexisten en el tiempo. Cada una tiene su especificidad y, contra cualquier tipo de determinismo, postula que no existen subordinaciones o deducciones entre estas formas de sujeciones. De este modo, se contrapone a que la separación de los sujetos de sus medios de producción determine la sujeción subjetiva. Por el contrario, las luchas por la sujeción subjetiva tienen su fundamentación en la crisis del Estado como poder regulador de las subjetividades desde fines del siglo XVIII.

Este tipo de lucha no es nueva. En el siglo XV -en Europa- hubo una crisis en la experiencia subjetiva ligada al poder pastoral religioso y toda la moral que implicaba. Foucault sostiene que en nuestra época hay una crisis equivalente, pero en este caso del poder pastoral en su versión moderna, es decir, el agenciado por el Estado -Estado que tiene la característica de gobernar en clave de individuación y totalización al mismo tiempo.

La Memoria- Noé

La Memoria- Luis Felipe Noé

Las luchas por la sujeción subjetiva tienen, entonces, una serie de características:

1) Son luchas transversales. No se limitan a un país o a un sistema económico. 2) Tienen como objetivo los efectos del poder. 3) Son luchas inmediatas. 4) Cuestionan el estatuto del individuo. `Estas luchas no son exactamente por o contra el ‘individuo’, sino que se oponen a lo que se puede llamar el ‘gobierno por individualización’”. 5) Estas luchas oponen formas de resistencia a los efectos de poder que están ligados al saber, a la competencia y a la calificación. 6) “Finalmente, todas las luchas actuales giran en torno a la misma cuestión: ¿quiénes somos? Son un rechazo de estas abstracciones, un rechazo de la violencia ejercida por el Estado económico e ideológico que ignora quiénes somos individualmente, y también un rechazo de la inquisición científica o administrativa que determina nuestra identidad”.

La invitación de esta nota, entonces, es a preguntarnos: ¿Cuántas de estas luchas micropolítica acontecen a diario en los espacios en los que participamos/intervenimos/acompañamos? ¿Cuántas de ellas estamos dispuestxs a escuchar, a acompañar en su despliegue?

 

Author: Francisco Ghisiglieri

Por título, psicólogo. Por trabajo, becario doctoral CONICET/UCC, colaboro en el Proyecto Guadix y estoy en la cátedra de Grupos de la UCC. Nací en Colonia Caroya, aunque tengo una relación extra-matrimonial con Córdoba. Un proyecto: jubilarme lo antes posible y dedicarme a cosas que realmente importan como el ajedrez, la literatura y la jardinería. Correo: franciscoghisiglieri@cordobapsi.com FB: Francisco Ghisiglieri